CARTA AL GATO DESCONOCIDO Y SACRIFICADO EN VALLECAS SUR

Esta carta es un homenaje a todos los Gatos y Gatas que han sido matados, diezmados, envenenados, maltratados, en un genocidio constante contra la especie felina en toda la geografía española. Un ligero granito de arena que soplándolo puede llegar a otras Conciencias.., las suyas son y serán siempre Inocentes.

A finales del mes de Enero 2011, unos cuantos Gatos, eran solo tres o cuatro, tomaban el Sol en un pequeño jardín de una Residencia de Ancianos en una zona de Madrid, conocida por Madrid Sur.

Un lugar donde nunca paseaban ni al que salían los ancianos, sin ningún uso lúdico ni de esparcimiento para ellos.

Al parecer los Gatos entraban de vez en cuando a estar por allí y probablemente a recibir algún resto de comida regalado por alguna trabajadora de la cocina.

El Director de esa Residencia, tan humanitario y con la conciencia en su sitio él, denunció al Ayuntamiento de Madrid, la presencia insana de esos Gatillos en tan esmerado lugar, presumiblemente por el peligro para los ancianos. No cabe duda que el Centro de La Fortuna actúo con la diligencia esperada ante tamaño desafió felino, en un lugar tan hospitalario y amable, donde su presencia horrorizó las mentes veterinarias de esos verdugos de Gatos, cubiertos por la máscara de la zoofobia zoosanitaria y la salubridad publica, concepto altamente sospechoso donde los haya, que sirve para justificar que se empleen sustancias y métodos letales para cualquier bicho viviente que no sean humanos de dos patas, muy a pesar de que estos y estas sigamos respirando un aire altamente contaminado y tragándonos sustancias altamente cancerígenas y tóxicas cada día en una ciudad tan limpia como Madrid.

Por casualidad algunas personas que pasaron esos días por delante de la verja de la residencia alertaron de unas jaulas donde se habían visto Gatos encerrados durante horas. Por supuesto ese director del centro tan diligente no se preocupó siquiera de que los Gatos capturados fuesen trasladados al interior hasta su recogida, al menos para que no pasasen la noche al raso sin poder moverse, amén de comer y beber, detalles nimios para los que hacen de otros Animales sus enemigos.

Esto que escribo, lo escribo para él, para ese Gatillo que no sobrevivió. Ese Gato sin dueño, abandonado o perdido o simplemente nacido libre en la calle y con derecho a su Vida. Ese Gato que como miles y millones ha padecido la injusta y cruel suerte de la mano “humana”. Ese Gato del que nadie sabrá nunca nada porque no existe, es un fantasma felino. Sólo sabemos que fue capturado cómo indicó la Hoja de Ruta del servicio municipal, pero jamás llegó al centro de recogida.¿ Quién y por qué aplicó su sentencia?¿en base a que criterio?¿ estaba malherido o muerto en la jaula-trampa?¿ no pudo soportar el estrés o el frio? ¿Alguien de ese servicio se molestó en dar una explicación de lo sucedido? No, no saben, no contestan.

Por ellos, por los Gatos libres de la calle, unamos metas y exijamos que nuestro dinero, el dinero de todos, no se utilice impunemente, exijamos una Justicia para nuestros amigos los otros Animales.

Clara Teruel /Asociación Progatos

Anuncios